©2019 por Asian Madness. Creado con Wix.com

  • Jay Fer

Guilty

¡Buenas tardes amantes de lo asiático!


Hoy os voy a hablar de uno de los estrenos de Netflix más gratificantes de este mes, Guilty. Este largometraje indio es una de las más gratas sorpresas de la plataforma este año, tocando uno de los temas de más actualidad estos días y haciéndolo con habilidad y cuidado: el #metoo. Manteniéndose dentro de los límites coherentes y respetuosos del tema, la película nos plantea los peligros del poder, las mentiras y el encubrimiento, lo que puede conllevar un infierno para las personas afectadas. ¿Dónde están los límites en un mundo tan poco seguro como en el que vivimos? Muchas preguntas nos asaltan con su visionado, tanto durante el mismo como al finalizarlo. La película sabe crear interrogantes de una forma acertada y dejarnos con un debate sano tras finalizar la película, por lo que aquellos que quieran una de esas cintas que invitan a reflexionar, esta puede ser una buena oportunidad. Pero, más allá de su temática, Guilty nos ofrece unas buenas interpretaciones que consiguen meternos de lleno en la trama con su intensidad. Es verdad que en ocasiones puede pecar de tirar de algunos recursos facilones, pero no hay nada que reprochar en ello con el resultado final.



Sinopsis: Tanu, una joven de una pequeña población y de familia humilde, acusa al chico que le gusta de haberla violado tras una noche de fiesta, alcohol y confusión. Nanki, la novia del acusado tendrá que luchar para encontrar la verdad en todo el entramado de verdades y mentiras que se ciernen sobre ella y sacar una conclusión antes de que todo acabe de la peor forma. Esa noche cambiará las vidas de todos, cargando la conciencia de cada uno de ellos y despertando antiguos traumas que pueden ser claves para entender lo que ocurrió. ¿Qué fue verdad y qué no lo fue? Guilty es una película que pone muchas verdades incómodas sobre la mesa tales como la impunidad de los privilegiados, el peligro de las redes sociales (que contienen un peligroso doble filo que se puede volver en contra en cualquier momento) o la credibilidad de nuestros actos. Todo ello se engloba dentro del delicado tema de los abusos a las mujeres y del movimiento #metoo, el cual está intentando ayudar a todas aquellas personas que han tenido que pasar por algún tipo de infierno personal al que hasta ahora no se ha podido dar voz. ¿Es todo el mundo acusado culpable o hay víctimas de falsa acusación? Un debate que se abre muy temprano en la película y que nos hará revolver nuestros pensamientos con contundencia.



Pero, hablemos de los hechos. En Guilty se nos explica el caso de Tanu a través de los ojos de diversos personajes que abordan el tema desde diferentes perspectivas y todas ellas muy necesarias para que podamos sacar conclusiones. Desde la mirada de Nanki nos daremos cuenta de la fragilidad mental a la que se puede ver expuesta una chica que no ha tenido la vida fácil, teniendo que descubrir las verdades por sí misma y así poder juzgar quién merece su perdón o no. También tenemos los personajes de Tanu (la víctima), la cual es clave para entender el dolor y la rabia, y del abogado que ve mucho más allá del poder y los hilos, sabiendo que lo que hace esconde algo muy turbio. Y es que el personaje del abogado aquí cobra un peso importante al intentar descubrir hasta el más mínimo detalle de un caso que guarda muchos más secretos y mentiras de los que se pueden llegar a ver o entrever. Es ahí donde creo que el guión hace un gran trabajo, intentando proponer al espectador diferentes fases muy diferenciadas entre si que nos permiten ver el tenebroso mundo de la manipulación a la que estamos sometidos, sobretodo a través de las palabras en las redes sociales y más en concreto en Twitter, plataforma en la que se centra la trama de la película a la hora de demostrar verdades (o no).



Lo importante aquí es ver que nadie se salva del juicio de los demás y que muchas veces se nos cuenta lo que queremos oír y oímos lo que queremos sin pararnos a pensar con detenimiento. Hay sin duda un gran abanico de temáticas y asuntos que tratar dentro de todo esto y creo que el debate está servido sobretodo con el final de esta película, donde veremos un monólogo de Nanki que expone de una forma bastante acertada todo aquello que está ocurriendo hoy en día y que a algunos tanto cuesta entender. Es cosa vuestra sacar conclusiones y pensar qué es cierto y qué no dentro del mensaje que se nos entrega, pero lo que es seguro es que no os dejará indiferentes. Eso sí, hay inteligencia a la hora de tratar los personajes en la película, pues pasaremos de odiar un personaje u otro según la fase del metraje en la que estemos. A veces veremos a la víctima como alguien interesado que solo quiere atención y que difama por despecho, en otras veremos al presunto violador com alguien despreciable que miente para autoprotegerse y en otras ocasiones no sabremos quién tiene razón al estar bailando entre dos aguas muy turbias. El thriller se erige entre esos límites de una forma muy interesante y es lo que nos engancha.



En cuanto a lo técnico, aquí no es tan importante como en otras producciones, pues hay que centrarse en un guión bien construido y no en lo demás. Aún así creo que el presupuesto ha ayudado a construir un buen producto con fondo que es algo de lo que Netflix a veces peca, pues tenemos cientos de ejemplos dentro de la plataforma que están carentes de mensaje o interés por su vacío argumental. Sin duda, Guilty es un buen estreno que puede gustar más o menos, pero que es valiente a la hora de adentrarse en un tema como el del abuso a la mujer. Las cosas están delicadas actualmente, pero es el momento de hablar y dejar clara nuestra postura y que un cineasta se atreva a dar su opinión ya es mucho. No quiero alargarme en hipótesis ni debates más allá de lo que os he comentado, pero los últimos diez minutos de película os darán que pensar. Os animo a darle una oportunidad a esta historia y a dejaros llevar a través de las dos horas que dura todo esto. Dos horas que he de decir que se me han pasado bastante rápidas y que sin duda consiguen dejarnos un buen sabor de boca. Espero que todos podamos sacar algo positivo de todo esto y que al final la ética y la justicia siempre puedan prevalecer en un mundo en el que parece que hemos perdido el norte totalmente. ¿Hay esperanza de reconducir las cosas? Veremos qué nos depara el futuro.



Conclusión: Guilty es un thriller hábil, valiente y muy interesante sobre los riesgos de las mentiras, el peligro de las redes sociales, el abuso y el infierno que pueden vivir algunas personas en un mundo en el que todos desconfiamos de todos. Un ejercicio de tensión y desasosiego que toca un tema de actualidad de una forma contundente y dinámica. Buenas interpretaciones y un guión bien resuelto hacen de ésta una buena apuesta de la plataforma por el cine indio.



TRÁILER DE GUILTY:



FICHA TÉCNICA/ARTÍSTICA DE GUILTY:


Título original: Guilty

País: India

Año: 2020

Duración: 119 min.

Director: Ruchi Narain

Guionista: Atika Chohan, Kanika Dhillon, Ruchi Narain

Música: Ankur Tewari

Fotografía: Andrew Boulter

Reparto: Kiara Advani, Ashrut Jain, Manu Rishi Chadha, Chayan Chopra

Productora: Dharmatic Entertainment

Género: Thriller

Nota: 7'5/10

PLATAFORMA DISPONIBLE PARA SU VISIONADO: Netflix.


NO DISPONIBLE EN BLU-RAY NI DVD EN ESPAÑA.


CARTEL OFICIAL



#Recomendaciones #Netflix #Thriller #India