©2019 por Asian Madness. Creado con Wix.com

  • Jay Fer

Hausu, el clásico inclasificable

Actualizado: 26 de may de 2019

¡Buenas tardes amantes de lo asiático!

Hoy abro en mi web esta sección (la cual creé en mi antiguo blog) donde me gusta repasar lo mejor del cine clásico asiático y las joyas que nos trajeron en el pasado desde su continente. Y como inauguración, afrontamos la reseña de una película de lo más singular y que no traigo por ser la más conocida sino la más freak de la sección. Hausu es un producto de lo más curioso y de lo más entretenido, causando en todos nosotros una carcajada antes que un susto (recordemos que es terror) y dejando claro que hay buen cine dentro de la serie B japonesa.


Además, debo decir que aunque haya muchos de vosotros que no seáis amantes del cine clásico, esta película es muy disfrutable, y seguramente, la más adecuada para perderle el miedo a este tipo de producciones, ya que muchos no sienten interés en ciertas películas por su vejez. Ante todo, deciros que es una película de culto con todas las letras y que además, es una recomendación para todos los públicos. Serie B de la mejor, de esa que marca un antes y un después. Una película que ha envejecido con orgullo y que tenéis que ver antes de morir. Adentrémonos en ella.



Sinopsis: Siete chicas de instituto ven sus vacaciones chafadas cuando su profesor (Kiyohiko Ozaki) tiene que cancelar el viaje que tenía planeado realizar con ellas. Las cosas marchan incluso algo peor para Oshare (Kimiko Ikegami), una de las chicas, ya que recientemente su padre le ha presentado su nueva madastra (Haruko Wanibuchi), lo que no le ha hecho demasiada gracia. Mirando un álbum de fotos, Oshare se encuentra con la foto de boda de su madre a quien se la ve acompañada de su hermana (Yoko Minamida) quien nunca llegó a casarse ya que su prometido murió en la guerra. Oshare se pone en contacto con su tía y ésta la invita a ella y a sus amigas a pasar las vacaciones en su mansión en el campo. Cuando el grupo de chicas se presentan en la mansión, allí las recibe la tía de Oshare en sillas de ruedas y medio ciega. Muy pronto las chicas descubren que la mansión tiene vida propia…

Con una de las introducciones más perturbadoras de aquellos años, no por su terror sino por su originalidad en como estaba estructurada y editada, Hausu comienza de manera fuerte, con escenas realmente surrealistas, una música de fondo que no sabemos a qué viene y una calidad de rodaje bastante discutible. Pasa de todo y mucho, y en tan solo 5 minutos nos daremos cuenta de lo que estamos a punto de ver. Si buscáis algo parecido a esta película, no creo que lo encontréis, palabra.



¿Pero puede ser un espectáculo tan esperpéntico a su vez, genial? ¿Puede una película que parece ser una broma de su equipo llegar a ser un espectáculo digno de aplauso? Pues la respuesta es: sí, lo es y lo merece. Esta película merece muchos adjetivos, y aunque en su mayoría puedan parecer peyorativos o negativos, en este caso son positivos. Es una obra de arte del surrealismo, una película que no puede ser introducida en ningún tipo de género y un cine que es difícil volver a ver en la actualidad, por no decir imposible. Comentarla será también toda una aventura y un reto para mí, asegurado.

Me gustaría empezar haciendo hincapié en los personajes de la película, los cuales son dignos de un auténtico análisis psicológico y de tener muy en cuenta, sobretodo por sus extrañas y extrovertidas personalidades, fuera de lo normal sin duda. Todos los personajes actúan de forma artificial, de forma que no cabe en nuestra cabeza que un humano sea tan estúpido, pero se nota que el director quería demostrar eso, quería que sus protagonistas fueran imbéciles y sin sentido. Y ese factor, hace que las risas sean inevitables, porqué todos sabemos que esto no es terror, sino más bien una comedia pasada de vueltas. Especial atención al hecho de que ningún personaje de la película, o casi ninguno, usa su nombre real, sino apodos tales como Gorgeous, Fantasy o Kung Fu, en el caso de nuestras chicas protagonistas. Mención a cómo se nos introducen y presentan todas ellas pasados veinte minutos de película literales. Todo muy loco.



Un premio merece el señor que hizo el montaje y la postproducción de este proyecto, porqué el núcleo duro reside ahí, una base en que la película se apoya y hace que sea única. De verdad pienso que si no somos capaces de valorar este montaje con amplitud de miras caeremos en el error más absoluto. Se nota además, que los decorados son de cartón y no intentan ocultarlo en ningún momento, además de que el vestuario de todos ellos es de lo más extravagante. Prestemos atención sobretodo al padre de una de nuestras protagonistas. ¿De qué mundo ha salido? No lo sé, pero quiero conocer al encargado de escoger esa ropa y ese estilo tan noob.


Y tened en cuenta que de momento solo he hablado de ciertas cosas que ocurren durante los primeros cinco minutos de película, literalmente. Aún os esperan muchas otras sorpresas, algunas de las cuales comentaré a continuación, porqué merecen muchísimo la pena. El siguiente punto que comentaré con más detalle es la música y los efectos de sonido, uno de los elementos más destacados de todo el largometraje. Veréis que no puedo dejar de decir cosas buenas de ella.



La música marca los tiempos, las escenas y hasta los planos, veremos como la maestría del montajista  consigue hacernos soltar más de una risa debido a su excelso dominio de los compases. Atentos a la aparición de la mujer de apariencia occidental durante su primera aparición en pantalla en el balcón de la casa de la protagonista, es de auténtico crack, no hay más que decir. Y diréis, ¿estás exagerando, verdad? ¿En realidad estás siendo sarcástico, no? Pues rotundamente no, no estoy exagerando, y creo que hay que analizar en profundidad todas las características que vemos en ella. Muchas escenas tienen puntos de auténtico genio en dicho montaje, resalto por ejemplo el momento en que una chica cierra y abre sus ojos acompasadamente, primero uno y luego otro, enseñándonos lo que ve mediante la cámara, alternando entre la visión de un ojo y otro con planos alternados y rítmicos, simplemente alucinante.

Este análisis pretende que os centréis en los detalles que exhibo aquí para que cuando veáis la película podáis analizarla debidamente y daros cuenta de lo que a lo mejor no veríais a primera vista o que podríais prejuzgar impulsivamente. En esta ocasión, creo que las imágenes adjuntas a esta crítica son de lo más expresivas y reveladoras. Como decía un crítico del New York Magazine hace tiempo, mis palabras hoy no van a poder hacer justicia a lo que mis ojos han visto y a lo que Nobuhiko Obayashi (el director) nos ha regalado. Delirante es un adjetivo que se adecúa de manera perfecta a esta situación, pero que no es capaz de englobar ni etiquetar todo el significado de ella.



Las interpretaciones, dignas de mención, son otro de los pilares fundamentales de una historia que ya de por si tiene muchos puntos a favor. Una actuaciones que se salen de lo normal (como todo en general) y que quedarán grabadas a fuego en nuestra memoria. Tengo que decir, que la premisa de la historia aquí es una excusa para introducir elementos surrealistas, ya que una chica invita a sus amigas a la casa de su tía (que solo ha visto una vez en su vida, bravo) y en la que comienzan a pasar cosas extrañas, muy extrañas. ¿Qué puede fallar?


Pues como podéis imaginar, vistas las imágenes, todos los sucesos superarán cualquier realidad que podáis urdir en vuestro seso, el delirio se hace patente con el transcurso de los minutos. Especial atención a los paisajes de cartón que salen en algunas escenas, que son dignos de elogio por su más que toque occidentalizado e irreal, llegando a ver unos rascacielos más propios de nueva York que de Tokyo o unas montañas más parecidas a los Alpes que a un monte Fuji, entre otros escenarios para el recuerdo. Parece ser que lo único real que sale en pantalla en esta película son los actores y actrices y algunos objetos, pero...que más da, ¡es muy divertida!



En uno de los flashbacks de la película, durante la escena en el tren en el cual viajan a casa de la tía en cuestión, veremos como las chicas lo comentan como si ellas mismas estuvieran viéndolo (como nosotros) en vez de explicándolo con palabras, algo realmente raro si os lo paráis a pensar y sin ningún sentido, aunque llegados a este punto, lo ilógico sería buscarle algún sentido a lo que sucede. Seguramente no veáis un flashback así en ninguna otra película de la historia, al menos que yo conozca. ¡Menudo caos más guay!


Otro tema digno de comentar son los dibujos como efectos especiales. Ante el poco presupuesto y el tono tan marcado de la película, el equipo decidió incluir dibujos dentro de los efectos especiales, dotando a la película de un estilo a lo Rogger Rabbit que quedó tan extraño como único. Llega un punto donde no podremos prestar atención a los diálogos, prestando atención a todo lo que rodea el metraje en vez de al guión (el cual se saca situaciones de la patilla constantemente). No paran de pasar cosas en pantalla. ¡Es imposible concentrarse, maldita sea! 



Nunca sabes por donde van a ir los tiros minuto tras minuto, y es que la sorpresa es constante, y seguramente ese sea el porqué me gusta tanto esta película, y el porqué creo que merece un reconocimiento. Esto también es hacer cine, y necesitamos más cine como este, por favor. Y a todo esto...¿os preguntaréis que hay de la casa no? Porqué una película que se llame "Casa" y de la que aún no sabemos nada es inquietante. Pues si aún no he hablado de ella, es porqué lo mejor ocurre dentro, y porqué tardan casi media hora de reloj en llegar a ella también...


-COMIENZO DE SPOILER- Nada más entrar por la puerta principal veréis como comienza la fiesta, intentan encender la luz de la entrada y pam! Si señor, caen cristales que matan a salamandras, gorros que vuelan, una chica que evita la muerte por empalamiento cristalino de una de ellas a patadas voladoras y todo frente a nuestra cara de estupefacción. ¿Qué acaba de pasar? No lo sabemos, pero queremos más. Todo continua, ¿y cual es la reacción de todas ellas? Una sonrisa y la tía preguntando si les gusta el piano. Claro que sí, aquí no ha pasado nada señora, no se preocupe. Me encanta.



Seguimos dentro de la casa, donde acto seguido llegamos a una habitación con un piano, telarañas y un esqueleto que sorprende a las chicas, y además una de ellas decide patear la pared de la casa como práctica, todo muy normal, sin más. Una rata sale despedida de dentro de la pared hacia el cuello de una de ellas, otra a modo de colgante se posa en otra y se asustan de nuevo. Pero por si no hubiera suficiente, al rato, una de ellas va al pozo y  en vez de sacar un cubo de agua, saca la cabeza de su amiga decapitada, y su reacción es, "Oh Mac, eres tú" y se ríe, pasando inmediatamente al susto y al llanto. Es todo de lo más lógico, me parto. No sabemos que ocurre ni porqué ocurre pero nos da completamente igual, es una gozada. Y así, pasaremos mucho rato viendo escenas cada vez más pasadas de vueltas hasta su final. -FIN DEL SPOILER-


La mujer que hace de tía es totalmente creepy, da mucho respeto y de vez en cuando suelta frases lapidarias que en un contexto normal darían miedo, pero aquí uno no sabe qué pensar. Y puede parecer que al no saber porqué todo sucede así la película pierde el sentido y el interés, pero nada de eso, porqué cada vez se vuelve más adictiva. No os contaré nada más del argumento ni de este festival cinematográfico, del cual podría estar hablando más largo y tendido, y del cual solo he comentado la primera media hora escasa. Así pues, os dejo la restante hora para vuestra sorpresa y disfrute, porqué sin duda esta hora y media es un regalo de los dioses.



Mis palabras nunca llenarán suficientes líneas ni párrafos para poder explicaros todo lo que pienso de ella. Una genialidad de la que pocos pueden hacer gala. Y si os preguntáis que otras películas ha hecho este director de culto, la respuesta es MUCHAS. Si tenéis ganas de descubrir más de él, podéis encontrar más joyas que os dejaré descubrir a vosotros mismos. ¡Pero sobretodo, disfrutad como nunca del cine con Hausu!


TRÁILER DE HAUSU:



FICHA TÉCNICA/ARTÍSTICA DE HAUSU:


Título original: Hausu (House)

País: Japón

Año: 1977

Duración: 88 min.

Director: Nobuhiko Obayashi

Guionista: Nobuhikô Obayashi, Chiho Katsura

Música: Asei Kobayashi, Micky Yoshino

Fotografía: Yoshitaka Sakamoto

Reparto: Kimiko Ikegami, Kumiko Ohba, Yôko Minamida, Mitsutoshi Ishigami, Miki Jinbo.

Género: Terror / Película de culto

Nota: 9'5/10


PLATAFORMAS DISPONIBLES PARA SU VISIONADO: NINGUNA.


NO DISPONIBLE EN BLU-RAY NI DVD EN ESPAÑA.



CARTEL OFICIAL



#Japón #Comedia #Terror #Recomendaciones