©2019 por Asian Madness. Creado con Wix.com

  • Jay Fer

Master Z: The Ip-Man Legacy

¡Buenas tardes amantes de lo asiático!


Esta semana pasada se estrenaba en Netflix una nueva película entorno a la figura del maestro Ip-Man (aunque tan solo en nombre) y vengo hoy a traeros mis impresiones sobre lo que da de si esta película, que no es poco. Master Z: The Ip-Man Legacy es una cinta muy completa en todos los sentidos, llena de ritmo y entretenimiento de principio a fin, con buenas dosis de acción y un montón de caras conocidas entre las que encontramos a Dave Batista, Michelle Yeoh o Tony Jaa.


La película, que está ambientada unas décadas atrás, nos cuenta la historia de Tinchi, un hombre que decide cerrar su dojo de Wing Chun para dedicarse a un trabajo menos peligroso y más humilde. Cuando piensa que por fin podrá llevar una vida normal, se topa con una pelea callejera en la que se ve involucrado, desencadenando una serie de desgraciados sucesos en los que tendrá que poner de su parte si quiere salir indemne. Drogas, corrupción y criminalidad se dan la mano en esta cinta de artes marciales de lo más entretenida.



La película sabe utilizar las artes marciales como hilo conductor de una forma muy inteligente, con personajes intentando evitar la violencia en muchos casos como hacía Donnie Yen en las películas originales y demostrando que su uso es solo para casos extremos. Además, los combates tienen ciertos toques de fantasía que conjuntan muy bien con las coreografías tan trepidantes que se han realizado para las escenas de acción. Hay que decir también, que los combates saben jugar muy bien con el entorno, utilizando éste como recurso para cada reyerta que se origina. Tanto en las peleas callejeras, como en los lugares cerrados (como restaurantes, naves o establecimientos varios), Master Z es una película muy hábil.


El personaje protagonista, interpretado por Max Zhang (también llamado Zhang Jin), es un hombre orgulloso y recto que demuestra un carácter fuerte, pero justo. Esa personalidad lo pondrá en ciertos problemas, sobretodo por su impulsividad, pero le permitirá entrar en los conflictos de la cinta de una forma natural y realista. Hay que recordar que este actor tiene experiencia más que sobrada para llevar a cabo este papel. Recordemos también que apareció en Ip-Man 3 desarrollando este mismo personaje y que gracias a ello se dota de aún más profundidad a su entorno y psique. Aunque no hay que olvidar que su trabajo en largometrajes de artes marciales como The Grandmaster o SPL2 es clave para poder entender su buen desempeño en esta ocasión.



En cuanto a otros personajes, tenemos a una Michelle Yeoh excelente en su papel de mafiosa reformada, y a un Dave Batista que aquí desempeña un papel fundamental para el final de la película (aunque muy típico). Tony Jaa sale tan solo unos minutos, de forma circunstancial, pero se le perdona al dar algunas patadas. Un reparto que cumple con creces y que no desmerece en absoluto una película muy recomendable. Pero, dejando a parte el tema personajes, hay que hablar sobre una serie de sets de rodaje y localizaciones muy dignos y que saben recrear el ambiente de la época de una forma excelente. Carteles de Neón, calles que desprenden vida, comercios variopintos y unas decoraciones de los locales llenas de color son solo algunos de los elementos más destacables en este aspecto. Una puesta en escena perfecta para el desarrollo de una historia como esta.


Destaco sobretodo una escena dentro del bar, en el que nos moveremos varias veces, en la que asistiremos a una lucha de manos por un vaso de alcohol que sin duda es una sorpresa agradable para nuestros ojos y nuestra diversión. Si tuviésemos que destacar algunas cosas negativas, éstas serían: un guión con demasiados tópicos, que va desde una relación de amor prefabricada a un final muy previsible, o la pérdida de la filosofía Wing Chun que veíamos en otras cintas de este estilo. Es verdad que echamos de menos en algunos momentos al gran Donnie Yen, pero en general, la excusa de que nuestro protagonista no es él, sirve para perdonar algunos detalles que se podrían haber mejorado. En definitiva, una película divertida y entretenida que sabe regalarnos buenos combates.



Conclusión: Master Z: The Ip-Man Legacy consigue usar las artes marciales de una manera divertida y eficaz y consigue incluir algo de fantasía en sus combates. Las coreografías son muy visuales y trepidantes y sus personajes consiguen desprender un carisma que llena cada plano. La historia, aunque peca de tópicos como un romance esperado o un final Made in Hollywood, es coherente, por lo que podemos recomendar la película sin miedo a equivocarnos. Un buen estreno para la plataforma.



TRÁILER DE MASTER Z: THE IP-MAN LEGACY:



FICHA TÉCNICA/ARTÍSTICA DE MASTER Z: THE IP-MAN LEGACY:


Título original: Yip Man ngoi zyun: Cheung Tin Chi (Ip Man Z: The Ip-Man Legacy)

País: China

Año: 2018

Duración: 107 min.

Dirección: Yuen Woo-Ping

Guionista: Chan Tai-Lee, Edmond Wong

Música: Day Tai

Fotografía: David Fu, Seppe Van Grieken

Reparto: Dave Bautista, Michelle Yeoh, Tony Jaa, Max Zhang, Crissie Chau

Productora: Mandarin Motion Pictures

Género: Acción / Drama / Spin-Off

Nota: 7/10



PLATAFORMA DISPONIBLE PARA SU VISIONADO: Netflix.


NO DISPONIBLE EN BLU-RAY NI DVD EN ESPAÑA.



CARTEL OFICIAL



#Recomendaciones #Netflix #Acción #China