©2019 por Asian Madness. Creado con Wix.com

  • Jay Fer

Puedo escuchar el mar

¡Buenas tardes amantes de lo asiático!


Seguimos con nuestras reseñas habituales regresando a la década de los noventa para hablar de una película de animación creada por Studio Ghibli y cuyo título es Puedo escuchar el mar. Dicha película se emitió directamente en la televisión nipona y aunque puede parecer una obra menor del famoso estudio, nada más lejos de la realidad. Estamos ante una de esas historias que se convierten en clásico con el paso del tiempo y que tiene mucho que ofrecer incluso 30 años después de haber sido producida.


Como digo, Puedo escuchar el mar es una película que resulta poderosamente atractiva, representando con gran detalle la época en la que está creada, los noventa. Además su cáriz intimista y lleno de momentos cotidianos es lo que hace de ella una obra única y con el sello indiscutible del estudio Ghibli. Unos protagonistas llenos de personalidad y una animación bellísima nos lleva de la mano a través de las olas de un mar de sentimientos románticos inimitables. Preparaos para enamoraros de Ghibli una vez más.



Sinopsis: Una chica de Tokio acaba de ser trasladada a una de las escuelas superiores de la ciudad de Kochi. Es guapa, buena en los deportes y en los estudios, pero de algún modo no consigue adaptarse a la vida social de la escuela. A ese mismo colegio pertenecen Taku Morisaki y Yukata Matsuno, dos grandes amigos, el primero de los cuales empieza a interesarse visiblemente por la recién llegada Muto. Será entonces cuando comience un romance adolescente de esos que nos hacen enternecer el corazón y revivir esos primeros amores de la infancia que todos hemos vivido y sentido en algún momento de nuestras vidas. Volvemos a clase para aprender de la vida una vez más y experimentar todo aquello que nos hizo crecer.


La nostalgia hará acto de presencia con las primeras imágenes de la película, pues se nos sitúa en una pequeña localidad del Japón de los noventa llamada Kochi que a todos nos hará recordar esos veranos en nuestros pueblos, cuando nos reuníamos con nuestros amigos, pasábamos tardes en la calle y nos dedicábamos a disfrutar del tiempo libre que teníamos con pequeñas aventuras. Con esos recuerdos en mente se nos introducen tres personajes que serán los que lleven la voz cantante en la trama, transmitiéndonos todas esas dudas, pensamientos y conflictos interiores típicos de esas edades. Amor, pasión, reyertas, enfados y muchos otros elementos se mezclan en un guión bellamente escrito.



Y es que el título de esta película es bastante poético, dejándonos entrever las intenciones de una historia que nos reproduce una historia de amor a través de la sencillez y dejando a nuestra imaginación resolver el significado del mismo. La animación transmite esa calma de las mejores cintas románticas, donde se deja hablar a los personajes por encima de cualquier otro efecto sonoro, siendo este último discreto y suave para que podamos sentir sin influencias externas. Las palabras y las acciones de todos nuestros muchachos resuenan y eso hace que sintamos una empatía total por todos ellos, poniéndonos en su situación y atravesando los problemas con ellos de la mano.


Además, su corta duración hace que el metraje sea tan ligero y entretenido que nos pase volando, sin habernos dado cuenta de que toda historia de amor tiene un principio y puede que nunca un final. Su hora y diez minutos hace que la película vaya al grano, sin adornos ni florituras, se nos cuenta todo de una forma clara y concisa, cosa que hará que ese sentimiento de nostalgia se acrecente e incluso nos deje con ganas de un poquito más, con ganas de saborear mejor esos años noventa que tantos recordamos con gran cariño. Es inevitable cerrar los ojos y reconstruir momentos pasados.



Esta es una de esas obras que se han de disfrutar para entender las líneas que aquí os escribo, pues no hay nada mejor que el juicio de uno mismo para valorar aquello que intento transmitiros. Pero, si algo quiero destacar, una vez más, es la sutileza y la sencillez con la que su director, Tomomi Mochizuki consigue representar los amoríos de la adolescencia. Es verdad, que la película esta basada en una novela de Himuro Saeko (tristemente fallecida a la edad de 51 años por un cáncer de pulmón), pero saber representar con tanto acierto una serie de sensaciones con personajes animados es de admirar y está al alcance de muy pocos. Si queréis pasar uno de esos momentos para el recuerdo delante de vuestros televisores, no hay mejor manera que visionar este precioso largometraje.


Como decía anteriormente, la animación de Puedo escuchar el mar tiene el estilo inconfundible del Ghibli de aquella época, acercándose a animaciones como la de Mi Vecino Totoro, Porco Rosso e incluso El castillo en el cielo, pero llevándolo todo al terreno de lo realista y dejando de lado la fantasía a la que el estudio nos tiene acostumbrados. Muchos desconocerán la existencia de esta obra, habiendo quedado a la sombra de otros grandes éxitos del estudio, pero puedo aseguraros que no tiene nada que envidiar a otras producciones del mismo. Netflix nos ha puesto al alcance poder disfrutar de casi la totalidad de la filmografía de Ghibli y se debe aprovechar ahora más que nunca.



Conclusión: Puedo escuchar el mar es una de las pequeñas obras de Ghibli que contienen más corazón y alma del estudio. Su historia es simple, pero el desarrollo nos mete de lleno en amores de juventud y pequeñas aventuras cotidianas que todos hemos vivido alguna vez, conectando con nuestro interior de una forma enternecedora. Una de esas películas que no envejece ni en su mensaje ni en su propuesta. Íntimamente arrebatadora.



TRÁILER DE PUEDO ESCUCHAR EL MAR:



FICHA TÉCNICA/ARTÍSTICA DE PUEDO ESCUCHAR EL MAR:


Título original: 海がきこえる (Ocean Waves)

País: Japón

Año: 1993

Duración: 72 min.

Director: Tomomi Mochizuki

Guionista: Keiko Niwa (Novela: Himuro Saeko)

Música: Shigeru Nagata Animación: Katsuya Kondô Reparto de doblaje: Nobuo Tobita, Yoko Sakamoto, Toshihiko Seki, Kae Araki Productora: Studio Ghibli Género: Drama / Romance / Animación Nota: 8/10



PLATAFORMA DISPONIBLE PARA SU VISIONADO: Netflix.


NO DISPONIBLE EN BLU-RAY NI DVD EN ESPAÑA.


CARTEL OFICIAL



#Recomendaciones #Anime #StudioGhibli #Animación #Japón #Netflix