©2019 por Asian Madness. Creado con Wix.com

  • Jay Fer

Sabrina

¡Buenas tardes amantes de lo asiático!

Nos dirigimos de nuevo al cine de terror indonesio para hablar sobre un spin-off que es una descarada copia de Annabelle: Sabrina. Esta película que tiene como elemento central una muñeca maldita poseída por un demonio, copia la fórmula de la producción americana sin ninguna vergüenza y lo hace de la peor de las maneras. Para los curiosos, esta película sirve de spin-off de dos películas llamadas The doll y The doll 2, ambas también de origen indonesio y dirigidas por el mismo director que Sabrina.


Rocky Soraya, el hombre tras las cámaras de este largometraje infame, es el precursor de una saga que está destinada a caer en el olvido rápidamente por su baja calidad. Y no me refiero al presupuesto o a temas más técnicos, si no a una historia pobre y unos intérpretes que dan vergüenza ajena. Si sois amantes del terror os aconsejo que no perdáis el tiempo con ella, pues el enfado puede ser bastante grande y no merece la pena pasarlo tan mal. ¿Preparados para adentraros en una de las peores pesadillas que podéis vivir en vuestras casas este año?



Sinopsis: Maira vive feliz con Aiden, un fabricante de muñecas y dueño de una compañía de juguetes. Pero Vanya, su hija adoptiva y sobrina de Aiden, todavía está lidiando con la pérdida de su madre biológica. Después de que Vanya realiza un juego para llamar a su difunta madre, comienzan a suceder cosas extrañas. En ese momento, Maira comenzará a sentirse aterrorizada por la muñeca Sabrina. ¿Qué está pasando con la muñeca y qué es lo que quiere? Esta película está basada tanto en la película Annabelle, como en el famoso juego "Charlie, Charlie" que tanta fama alcanzó hace unos años al hacerse viral por internet.


Si algo he sacado en claro al acabar de ver esta película, es que ésta es un refrito de modas pasadas e ideas ya utilizadas muchas veces en otras películas del pasado. Su falta de originalidad se añade a una construcción y desarrollo de la historia pésimos, haciendo que las casi dos horas de duración que estaremos ante el televisor, si la queremos completar, se hagan eternas. Pero, por si eso no fuera poco, se añade el hecho de que el reparto es realmente malo, sacándonos de la película a cada plano, con situaciones artificiales hasta decir basta y tan poco creíbles que nos recordarán a las típicas telenovelas venezolanas. La naturalidad brilla por su ausencia.



El inicio de la película puede que sea de lo más destacable de todo el metraje, pues esa primera escena donde vemos a una mujer poseída colgando de una pared exterior es, sin duda, muy loca. Pero a partir de ahí comenzaremos a ver un sin fin de escenas sobrantes sin ningún sentido que solo harán que alargar una agonía que parece anunciada desde buen inicio. Además hay que decir que el diseño de la muñeca es tan horrendo que no da miedo, sino rechazo. Cualquier padre que le regale a un niño dicha muñeca es un desalmado con todas las letras. Y si no la habéis visto aún, podéis verla en las imágenes adjuntas a este artículo.

También hay que decir que el diseño del demonio es de lo más horroroso, llevando el terror de la película a parecer una broma de mal gusto. La cara de dicho demonio está recreada de tal forma que se nos escapará la risa. ¿Se puede tener menos imaginación y ojo a la hora de representar a una entidad demoníaca? La verdad es que no puedo destacar nada positivo de la película, porqué aunque parezca mentira, hay algo peor que la muñeca, la niña pequeña. La actriz que desarrolla el papel de Vanya es infumable. Sus dotes interpretativas son inexistentes y durante todo el rato solo veremos caras inexpresivas o simplemente no acordes a las situaciones que se dan. Trabajar con niños ya es difícil como para que encima lo hagan tan mal.



Y si nos centramos en el final de la película, sin necesidad de hacer ningún spoiler, os puedo decir que es donde más se muestran las carencias técnicas del proyecto, pues los efectos especiales harán acto de presencia para acabar de fulminar una producción que no se entiende que esté de cara al público en una plataforma tan importante como es Netflix. La batalla final contra el demonio parece una broma de mal gusto, riéndose de nosotros como público. Si esto llegase a estar en un cine, el reembolso de la entrada sería muy necesario, así como pedir la hoja de reclamaciones por sentirnos engañados.

El cine de Indonesia parece no tener un término medio, y últimamente, o tenemos obras maestras (o excelentes películas en su defecto) sea el género que sea, o todo lo contrario. Como habréis visto en el blog, traigo ambas cosas para que veáis que esto no va solo de lo que mola, sino de aprender de todo. Veremos qué sucede el año que viene cuando por fin llegue a nuestras casas la nueva plataforma de Disney, pero lo que es seguro es que este es otro fracaso más de Netflix, y ya van demasiados. Pronto esto les puede pasar factura, y se lo han buscado a pulso. Evitad el contacto con cualquier muñeca cercana, no sea que se os pegue el mal gusto de esta historia.



Conclusión: Sabrina intenta copiar la fórmula que tanto éxito le ha dado a otras películas como Annabelle o Expediente Warren y acaba realizando una mezcla tan alborotada y mal construida que nos deja irritados. Rocky Soraya sigue demostrando ser un director mediocre a todas luces y donde el cree estar creando terror, nosotros solo podemos ver un insulto al cine.



TRÁILER DE SABRINA:



FICHA TÉCNICA/ARTÍSTICA DE SABRINA:


Título original: Sabrina

País: Indonesia

Año: 2018

Duración: 113 min.

Dirección: Rocky Soraya

Guionista: Riheam Junianti, Fajar Umbara (Historia: Rocky Soraya)

Música: Randy Nidji, Nara Anindyaguna

Fotografía: Asep Kalila

Reparto: Luna Maya, Christian Sugiono, Sara Wijayanto, Jeremy Thomas

Productora: Hitmaker Studios

Género: Terror / Thriller

Nota: 3/10


PLATAFORMA DISPONIBLE PARA SU VISIONADO: Netflix.


NO DISPONIBLE EN BLU-RAY NI DVD EN ESPAÑA.


CARTEL OFICIAL



#Terror #Indonesia #Netflix