©2019 por Asian Madness. Creado con Wix.com

  • Jay Fer

Suzzanna: Buried Alive

¡Buenos días amantes de lo asiático!

Rocky Soraya, el infame director indonesio, vuelve a la carga para traernos una película digna de su nivel y fama: Suzzanna: Buried Alive (esta vez sin muñecas, por fin). En esta ocasión, pocas cosas cambiarán respecto a sus pasados proyectos donde se demostró su espectacular falta de vergüenza al regalarnos momentos que el director intentaba tomarse en serio y que acababan dando vergüenza ajena por unos argumentos a todas luces sin sentido y llenos de momentos inverosímiles. Y como no, todos podréis ver este festival de la locura en Netflix, donde dicha película se encuentra a vuestra disposición (como todo el resto de su filmografía) si necesitáis tomaros la vida como una simple broma.


La historia de hoy nos llevará hasta un pueblo de la Indonesia profunda, donde un matrimonio rico vivirá un auténtico calvario al morir la esposa a manos de unos ladrones, mientras el marido está de viaje de negocios. Pero, esto no es una historia normal, pues detrás de ella se halla un hombre que es un despropósito en sí mismo, preparaos para lo peor (o mejor según os lo toméis). Sus anteriores producciones eran películas de terror que intentaban ser serias, pero en esta ocasión estamos ante una comedia de terror de manual, por lo que Rocky Soraya no se esconde y se desata más que nunca.



Sinopsis: Suzzanna y Satria han estado casados durante siete años, pero no han recibido la bendición de tener hijos. Viven con tres asistentes: Mia, Tohir y Rojali. Cuando Suzzanna finalmente queda embarazada, su marido Satria se ve obligado a abandonar el país por motivos laborales. Cuatro de sus trabajadores ven en su marcha la oportunidad perfecta para vengarse de su jefe y robar su casa. Sin embargo, las cosas no salen según lo previsto: cuando los ladrones entran en la casa se topan con Suzzanna y la asesinan por miedo a ser acusados de un delito. Aterrorizados por lo sucedido, deciden enterrar su cuerpo en el jardín de la casa. A la mañana siguiente, Suzzanna se despierta en su cama como si nada hubiese sucedido.

Suzzanna: Buried Alive sigue la misma premisa de siempre. Una mujer se queda sola en su casa por varios días mientras su marido está (convenientemente) de viaje de negocios y es entonces cuando un infierno se desata a su alrededor. Dicho guión es una repetición constante de sus películas pasadas, pues en The Doll 1 y 2 y en Sabrina teníamos exactamente el mismo esquema y la misma estructura en cuanto al argumento. Lo único que cambiará esta vez es que nuestra protagonista es un fantasma (que por cierto es tangible y siente dolor. No es broma.) y no un ser vivo, por lo que nos pondremos en su piel para llevar a cabo una venganza contra sus asesinos, que nos regalará grandes momentos de risa por su ilógica trama. Atentos a lo que puede ser una de las peores adquisiciones de Netflix de este año (si os la tomáis en serio).



La actriz protagonista de esta nueva obra del averno es Luna Maya, una mujer de la que os tengo que contar un par de cosas para que podáis entender el contexto en el que nos movemos (aunque luego no sirva de excusa alguna tras lo visto en pantalla). Esta actriz se vio envuelta en un escándalo sexual hace unos pocos años (2015), por lo que su vida privada y pública se vio afectada de cara al público y a la prensa, cosa que le llevó a realizarse una cirugía estética que podemos decir que le hizo más mal que bien a su belleza. Seguramente (y esto es solo una hipótesis no confirmada) perdió bastante de su confianza y orgullo en sí misma y no vio más remedio que intervenir de esta manera. No trato de defender su mal hacer frente a la cámara con esto, pero Luna Maya está en el límite de parecer una muñeca sin expresión por culpa de dicha intervención.

Dicho esto, cuando veamos esta película, veremos como nuestra protagonista carece de talento alguno para la interpretación, cosa que se acentúa terriblemente en un papel que no le ayuda para nada a desenvolverse, pues el fantasma al que da vida (o muerte) no para de recrear una risa a todas luces insoportable que nos sacará de nuestras casillas. Además, a nivel de maquillaje, Maya lleva tanto en su cara que nos preguntamos sino se les habrá caído un pote entero de maquillaje sin querer entre bambalinas. Entre el maquillaje y el botox que lleva en sus facciones, su rostro parece un trozo de plástico inerte que da hasta grima ver en pantalla, siendo éste más aterrador que la muñeca Sabrina. Y hablaría del resto del reparto, pero sus personajes están tan al límite de lo absurdo que prefiero no perder el tiempo.



Pero como decía anteriormente, no todo es malo en Suzzanna, pues si os tomáis esta cinta como una broma en la que podemos darle la vuelta a casi todas las situaciones que se dan, no pararemos de reír. Rocky Soraya ha dejado de tomarse en serio, sabiendo que eso no le hacía ningún bien (o a lo mejor lo ha hecho sin querer) y ha pasado a la comedia más pura, intentando introducir algunos gags en ciertas escenas, que aunque tiran de un humor básico muy recalcitrante, demuestran que ya no hay nada serio que ver en la película. Este hombre ya no puede ocultar que sus pelis dan más risa que terror y ha decidido unirse a nosotros en ese pensamiento. Un acierto que no podemos dejar de comentar para que veáis que no todo son contras.

Al ser pues una comedia declarada, los momentos de risa se agudizan y conformarán escenas desternillantes que no podremos creer que estén sucediendo. [SPOILER] Hay algunos momentos destacables como la pelea en la casa de los 4 asesinos al ser descubiertos por nuestra protagonista o el momento de uno de ellos en la cama de su motel, donde recibirá varios sustos de nuestra fantasma artificial. Pero el momento cumbre es la pelea final entre el marido y uno de los asesinos, en la que veremos que la coreografía es lenta y totalmente mal realizada (Como en la filipina Buybust). [FIN DE SPOILER]. Por suerte, la sangre hará acto de presencia en algunos momentos, y se agradece. Todo lo demás son momentos ya vividos en anteriores ocasiones: fantasmas de camisón blanco con larga melena negra, personajes más inútiles que las mangas de un chaleco, grandes dosis de casposidad e incluso pequeños desenfoques de la cámara en primeros planos que no podremos pasar por alto. Demasiado presupuesto para un director tan mediocre al que no sabemos si darle las gracias por tantas risas o si fusilarlo por su desvergüenza.



Conclusión: Suzzanna: Buried Alive demuestra una vez más la terrible infamia que supone ver una película de Rocky Soraya. En esta ocasión, subimos el nivel de vergüenza ajena hasta cotas indescriptibles para ver un caos cinematográfico inexplicable. Una actriz protagonista sin expresión debido al mogollón de botox de su cara, una historia a todas luces sin sentido y una serie de escenas que nos hacen pensar que este director ya no se toma en serio nada de lo que le rodea conjuntan una película infernal que mejor tomarse a broma.



TRÁILER DE SUZZANNA: BURIED ALIVE:



FICHA TÉCNICA/ARTÍSTICA DE SUZZANNA: BURIED ALIVE:


Título original: Suzzanna: Buried Alive

País: Indonesia

Año: 2018

Duración: 125 min.

Dirección: Rocky Soraya, Anggy Umbara

Guionista: Bene Dion Raja Gukguk, Sunil Soraya (Historia: Bene Dion Raja Gukguk. Obra: Ferry Lesmana)

Música: Andhika Triyadi

Fotografía: Rahmat Syaiful

Reparto: Luna Maya, Herjunot Ali, Rifnu Wikana, Verdi Solaiman

Productora: Soraya Intercine Film PT

Género: Terror / Thriller / Comedia

Nota: 2/10 (8/10 en términos de "darle la vuelta")

PLATAFORMAS DISPONIBLES PARA SU VISIONADO: Netflix.


NO DISPONIBLE EN BLU-RAY NI DVD EN ESPAÑA.



CARTEL OFICIAL



#Netflix #Terror #Indonesia