©2019 por Asian Madness. Creado con Wix.com

  • Jay Fer

The bride

¡Buenas tardes amantes de lo asiático!


Últimamente me estoy centrando en buscar el buen terror que con los años se ha ido perdiendo en el continente asiático y que antes podíamos encontrar en cualquier rincón. En uno de esos recovecos he podido toparme con una película que resume muy bien como usar los tópicos a su favor y dejarnos un buen sabor de boca. Esa película es The bride, una producción taiwanesa con momentos de auténtico mal rollo y muy bien ambientada.


Si queréis recuperar esas escenas en las que sentís la tensión y el mal rollo que el terror ha perdido estos últimos años, The bride es una buena oportunidad para ello. Con una mezcla de estéticas a lo Dos hermanas, The Tag-Along y La maldición, esta película nos deja un buen sabor de boca y nos demuestra que en el sudeste asiático también hay buen cine. Preparaos para dar más de un bote en vuestros sofás y pasar un mal rato que os encantará.



La cinta trata sobre un ritual que se practica en algunos países asiáticos, de tinte religioso, relacionado con la reencarnación, que involucra a aquellos matrimonios entre hombres elegidos al azar (o casi) y mujeres jóvenes que han fallecido sin llegar a casarse. Un ritual que es bastante desconocido en nuestro continente y que descubriremos con todo lujo de detalle en esta producción que reúne los elementos necesarios para llegar al notable.


Muchos son los puntos a favor de esta película, comenzando sobretodo por unos efectos de sonido y unas interpretaciones de lo más sólidas. El sonido es claro y además ayuda a introducirnos en la mayoría de escenas de manera absoluta. Un sonido que es en muchos momentos es inquietante (a la par que estridente en alguna ocasión) y que nos arremete con fuerza regalándonos más de un vuelco al corazón. Es verdad que puede parecer en ocasiones efectista (y lo es), pero la manera de utilizarlo es la adecuada y no parece que nos fuercen en nada.



De las interpretaciones puedo destacar que tanto su protagonista como los secundarios hacen un trabajo excelente. Todos ellos nos meten de lleno en una historia que brilla por su interés, por ser desconocida por nosotros y por querer saber más sobre dichos rituales y costumbres extrañas que hay en Taiwán. Dicho esto, recalco que Taiwán es un país de lo más interesante sobretodo por sus costumbres, como decía anteriormente y porqué en los últimos años hemos podido ver muchas películas que beben de su cultura para rodar buen terror y buenos thrillers también.


Sin duda si un cineasta bebe de lo que conoce y de su propia nación, puede llegar a obtener un producto mucho más sólido y consistente que no si comienza a explicarnos fantasías sin base como hacen muchos directores. Un error básico del cine de hoy en día, que se introduce en campos que no tocan y que debido a ello nos hacen ver sus errores con más claridad. ¿Para que explicarnos una película sobre el espacio si a veces tenemos cosas muchos más aterradoras en la puerta del piso de enfrente?



La película comienza sin tonterías, sin preámbulos. Una pesadilla es el inicio de este viaje de hora y media. Nuestro protagonista es testigo de un ritual perturbador que no llega a entender y del cual no sabe si forma parte o no. A partir de ahí, despierta, dándose cuenta de que todo ha sido un mal sueño. Día tras día tendrá estas pesadillas recurrentes seguirán hasta encontrar el porqué y verse atrapado en una espiral de espíritus y maldiciones del que no podrá escapar sin ayuda.


Nos veremos interesados sobretodo porqué el guión juega con dos historias paralelas: una la de nuestro hombre con pesadillas y otra, la de una joven estudiante que tiene visiones fantasmales; un don que puede llegar a volver loco a cualquiera. Nos pasaremos la mayor parte del metraje intentando  hipotetizar la conexión entre ambas historias, y es que en ningún momento sabremos en que momento conectan o si lo harán. Un guión interesante que atrapa desde el minuto 1.



Destacable también el apartado artístico, utilizando el rojo como color principal de la historia y ofreciéndonos la mayor parte de escenas aterradoras con él. Además los espíritus presentes en pantalla son de esos que de verdad dan miedo o nos lo daría si existieran de verdad. Si creéis en fantasmas esta película puede no dejaros dormir por la noche, id con cuidado. Hacía tiempo que no veía un espíritu tan maligno y pertubador como el de la mujer ahogada de esta película. Y eso que, estos fantasmas, al fin y al cabo son mujeres de pelo largo como en la mayoría de películas asiáticas. La diferencia entre ésta y otras del género es que saben como usar bien estos personajes.


Yo nunca he estado en contra de los tópicos si se usan con habilidad y con inteligencia, ya que puede aportar una buena dosis de interés al conjunto. Así pues podemos destacar la buena utilización de dichos tópicos como otro punto fuerte de la película. Además debo hablar sobre un último factor evidente y básico; la ambientación. Ésta es un acierto y es de las pocas veces que lo que rodea a la historia nos de más miedo que la propia historia (y digo miedo como podría decir sustos, porqué ya se sabe que el miedo es casi imposible encontrarlo, ya me entendéis).



Para acabar, quiero deciros algo, si veis esta película, creedme que estaréis engañados hasta el final y no os vais a dar cuenta de ello. Y os pensareis ahora que por haberos dicho esto estaréis mucho más atentos a todo detalle y que resolveréis el engaño del que os estoy hablando, pero no es así. Soy consciente que incluso comentándoos esto no vais a ser capaces de encontrar el porqué. Y este es el motivo principal por el que esta película funciona tan bien. Si os gustan los giros de guión finales y las películas de detalles, esta es una buena ocasión para deleitaros.


En el reparto de este proyecto encontramos a dos habituales del país taiwanés como son Andrew Chen (aka Kang Ren Wu), destacado por sus papeles en Bai Yi y en incontables series taiwanesas y a Nikki Hsieh, una actriz muy prolífica del panorama de su país con películas muy importantes como The assassin o la dupla Tai Chi 0 y Tai Chi Hero. completa el trío protagonista Vera Yen, una joven promesa que de momento centra su carrera mucho más en el mundo de las series, siendo esta su primera gran película y el primer paso firme en la gran pantalla como tal (aunque ya hubiese participado en algún otro proyecto de manera muy limitada).



Conclusión: Como dato curioso de hoy, puedo deciros que esta película proviene de un corto de 22 minutos que el mismo director (Lingo Hsieh) rodó un año antes del estreno de esta película. Siendo así el primer largometraje de su carrera. Un buen comienzo que esperamos siga adelante, pues sin duda, la ambientación que consigue recrear en esta cinta es de aplaudir. Una muy buena ocasión de descubrir buen terror taiwanés.



TRÁILER DE THE BRIDE:



FICHA TÉCNICA/ARTÍSTICA DE THE BRIDE:


Título original: 屍憶 (The Bride)

País: Taiwán

Año: 2015

Duración: 89 min.

Director: Lingo Hsieh

Guionista: Lingo Hsieh

Música: Kuniaki Haishima

Fotografía: Chi Wen Chen

Reparto: Andrew Chen, Nikki Hsieh, Chie Tanaka, Vera Yen, Qingxia Jiang

Productora: -

Género: Terror

Nota: 7'5/10



NO DISPONIBLE EN PLATAFORMAS PARA SU VISIONADO.


NO DISPONIBLE EN BLU-RAY NI DVD EN ESPAÑA.



CARTEL OFICIAL



#Recomendaciones #Taiwán #Terror