©2019 por Asian Madness. Creado con Wix.com

  • Jay Fer

The Drug King

¡Buenas tardes amantes de lo asiático!


Este año llegaba a Netflix España otro esperado estreno coreano para este 2019: The Drug King. La película nos traslada a los años 70 y principios de los 80, cuando en una sociedad coreana en declive, un hombre  decide optar por el mundo criminal para salir de su personal pozo y cavar la tumba de otros pobres desgraciados. Un retrato muy centrado en su personaje principal que no está carente de carisma ni ganas. Eso sí, le hubiese quitado mucho del humor que veremos en la primera mitad de la cinta.


La película a veces carece de la profundidad social que debería haber tenido, pues no acabamos de ver el efecto que el mundo de la droga tiene en los más necesitados, pero en cierto momento se entiende el querer mostrarnos mucho más la vida de nuestro Lee Doo-Sam (personaje totalmente real) que en lo que le rodeaba. Un thriller sobre la droga que tiene algunos tintes del clásico Scarface que es recomendable, sobretodo, para los fans de este tipo de producciones. Aviso, las dos horas y cuarto de película son un poco excesivas.



Sinopsis: Ambientada en la Corea del Sur comprendida entre los años 70 y 80, cuenta la historia de un traficante de droga de poca monta que acaba convirtiéndose en uno de los capos mafiosos más importantes de su país gracias a su don de gentes y a un carácter temerario. Creando así un imperio donde el dinero dejó de ser su problema y creándose enemigos por su orgulloso carácter, Lee Doo-Sam pasó a la historia por ser el primer gran mafioso en introducir el cristal en el país asiático. Este hombre, consiguió hacerse con el control del tráfico de drogas de todo Busan y comenzó a escalar posiciones hasta llegar a altos cargos tanto japoneses como coreanos, entrando a controlar la exportación a diferentes países asiáticos y creando un imperio que muchos otros mafiosos ni hubiesen soñado. ¿Pero qué nos cuenta realmente la película?

The Drug King nos narra la vida de un solo personaje rodeado de una vida que cambia con el paso de los años a su alrededor. Este es un relato de cómo el poder, el dinero y la fama cambian a un hombre por completo, consiguiendo que la persona más humilde del planeta acabe volviéndose soberbio, chulesco y orgulloso hasta extremos nada agradables. Lee Doo-Sam saboreó el poder, después de vivir una vida desdichada y sin futuro, consiguiendo que el mismo lo consumiera por una falta de control tremenda. En la película se nos dice varias veces (nosotros acabaremos pensando lo mismo): un hombre que prueba su propia droga, está acabado. Y sin querer avanzar mucho de su trama, os puedo asegurar que se plasma de una manera brutal el fatídico vuelco que puede dar una vida de excesos, empezando con esa pequeña gran frase.



Durante la primera mitad del metraje, asistiremos a momentos que personalmente no me han convencido, como por ejemplo, el tono casi humorístico de algunas situaciones de la película, la cual parece no tomarse en serio a sí misma. Durante muchos minutos se nos contarán cosas algo anodinas, que no afectan mucho a la trama y que se podrían haber recortado, y por culpa de ese tono casi pasota cuesta meterse en la película. Pero, afortunadamente, una vez presentados los personajes principales y sus motivaciones, la cinta comenzará a coger ritmo, provocando una evolución de personaje de lo más bestia y un ascenso al cielo acompañado de su posterior descenso a los infiernos. En The Drug King veremos lo mejor y lo peor del mundo de la droga (sobretodo esto último) y acompañaremos a Song Kang-Ho a través de todo ese tortuoso proceso.

Como thriller no hay muchos momentos destacables, pues su previsible trama y posterior desenlace quedan más que claros desde el principio, pero la factura técnica es impecable, pues se nota un buen presupuesto tras cada plano y secuencia. Realmente esperaba mucho más contenido en esta película en cuanto a la repercusión de las drogas en la sociedad coreana en aquellos tiempos, pero parecen haber escrito el guión con la única motivación de contar la vida de Lee Doo-Sam y no lo que provocó en conjunto sino individualmente. El mundo de la película está algo desaprovechado, pero es algo que tampoco podemos reprenderle al saber qué y cómo nos lo quieren contar. Eso sí, una lástima no haber hecho más hincapié en el personaje de una Bae Doo-Na como siempre excelente. Un personaje profundo, complejo y lleno de secretos que quedan enterrados tras la alargada sombra de Song Kang-Ho. Una buena película que engorda el catálogo de una plataforma que sigue trayéndonos alegrías en cuanto a lo asiático se refiere. Veremos que nos depara el futuro.


Conclusión: The Drug King es un buen retrato de la influencia de la droga en la sociedad coreana de los años 70 y 80. Song Kang-Ho es el mayor motivo para ver esta cinta, pues se come cada plano en el que sale. Además, la segunda mitad de la película deja atrás el humor abusivo de los primeros minutos para dotarla de una seriedad que la engrandece. Recomendable.



TRÁILER DE THE DRUG KING:



FICHA TÉCNICA/ARTÍSTICA DE THE DRUG KING:


Título original: 마약왕 (The Drug King)

País: Corea del Sur

Año: 2018

Duración: 139 min.

Director: Woo Min-Ho

Guionista: Woo Min-Ho

Música: -

Fotografía: Go Nak-Seon

Reparto: Song Kang-Ho, Bae Doo-Na, Jo Woo-Jin, Lee Sung-Min

Productora: DMZ Comics / Showbox / Mediaplex

Género: Drama / Thriller

Nota: 7'5/10



PLATAFORMA DISPONIBLE PARA SU VISIONADO: Netflix.


NO DISPONIBLE EN BLU-RAY NI DVD EN ESPAÑA.



CARTEL OFICIAL



#Recomendaciones #Thriller #Netflix #CoreadelSur