©2019 por Asian Madness. Creado con Wix.com

  • Jay Fer

The Wrath

¡Buenas tardes amantes de lo asiático!


Como amante del terror no puedo dejar de ver producciones asiáticas de este género, y con la experiencia adquirida visionado tras visionado, puedo ser realmente objetivo con lo más nuevo que voy degustando por el camino. Hoy le toca el turno a The wrath, una cinta surcoreana de terror que tiene como protagonista a la bella idol del kpop Son Na-Eun. Puede que esta no sea la mejor película que ha dado el género en el país asiático y que incluso peque de momentos demasiado trillados, pero es un buen entretenimiento que cumple para su corta duración.


Hay que decir que el terror coreano nunca ha sido una potencia dentro del género, por lo que las expectativas nunca están muy altas. Contadas son las ocasiones en las que un metraje nos hizo vibrar y tener la tensión a flor de piel como pasó con clásicos como Dos Hermanas o El otro lado del espejo, o con la más reciente The wailing. La de hoy es una oportunidad para nadar entre las olas de lo paranormal con una historia que no sorprende ni descubre la sopa de ajo, pero que dentro de sus limitaciones cumple. Vamos a ahondar en ello.



Antes de nada hay que explicar que esta es una película de época, ambientada en la antigüedad y no en la época actual; por lo que veremos un desfile de localizaciones y vestuarios tradicionales que son muy vistosos, no solo por los vivos colores que desprenden los ropajes o los geniales juegos de luces que nos entrega en según que escenas la fotografía de la película, sino por un diseño de producción que sabe como abordar su cometido con solvencia. Así pues, la ambientación está cuidada y por encima de las posibilidades de la cinta, que tampoco cuenta con un presupuesto muy abultado.


La historia tiene un hilo a seguir muy básico y sencillo que tampoco nos despertará grandes pasiones, pero entrega cierta coherencia al conjunto que no está de más. En esta ocasión estamos ante una chica que llega al hogar de una adinerada familia que parece querer mantener a toda costa el buen nombre de su linaje mientras combate contra un espíritu maligno que los acecha cada noche. Metida de lleno en las diferentes problemáticas de la historia, Son Na-Eun (la actriz protagonista de esta película) comenzará a luchar no solo contra el alma vengativa que acosa a todos en el lugar sino contra las envidias de unas hermanastras que no la aceptan, una madrastra que tiene mezquinas intenciones y una marca de nacimiento que parece clave para defenderse de todo ello.



Con esta trama que explicada en frío puede parecer la de cualquier telenovela venezolana de la televisión latinoamericana, comienza un viaje que ya aviso no da ningún miedo y tiene escasos screamers (sustos repentinos acompañados de estruendoso sonido) para hacernos volcar el corazón. Na-Eun interpreta su papel de una forma callada y pensativa, dando un aire a su personaje entre misterioso y débil que luego enseña una cara realmente valiente en sus últimos minutos. Su actuación no pasará a los anales de la cinematografía coreana, pero recordemos que antes de ser actriz, es cantante casi a tiempo completo, por lo que las exigencias no son tantas conociendo dicho dato.


La película apuesta por los lazos familiares por encima del individuo, dejando de lado el nombre de cualquiera que no sea leal a la misma y castigando cualquier tipo de traición o mancha al legado de dicha familia. La envidia, la avaricia, la soberbia, el egoísmo e incluso la lujuria son cinco pecados capitales muy presentes durante todo el metraje, y son los que de verdad proporcionan los conflictos que hacen que el entretenimiento se aguante en pie con solvencia. Pero hasta aquí puedo aportar las cosas buenas de la película, ya que a continuación viene el bajón.



Antes de contar mis impresiones sobre el final, hay que adentrarse en aspectos más técnicos que, sobretodo durante la primera media hora, son casi atroces para el nivel de una buena producción. Algunos movimientos de cámara son dignos de Serie B televisiva que no aportan nada bueno a la acción que se desarrolla, consiguiendo que algunos planos que intentan parecer imponentes o tensos acaben siendo exageraciones algo vergonzosas no dignas de la historia que se cuenta. A veces parece que estamos más ante una película directa para la televisión coreana que de una buena cinta de cine que pueda ver la gran pantalla, por lo que sus ademanes de grandeza juegan en su contra.


Ejecutada torpemente en algunos tramos, la película llega a un final que deja bastante que desear, siendo éste ciertamente aburrido y lleno de tópicos que veremos venir de lejos. Lo previsible da paso a lo aburrido, y lo aburrido a lo obviable, por lo que la sensación de quedar con un sabor agridulce es clara. Claramente, los problemas de esta cinta no vienen de las interpretaciones (todas ellas bastante solventes menos la de un exorcista/chamán bastante ridículo en su puesta en escena), sino de apartados más internos y técnicos que se resolverían con algo más de talento o presupuesto. Un guión demasiado básico que empaña una cinta que pudo ser mejor.



Conclusión: The Wrath es una cinta de terror entretenida que pese a sus tópicos y escenas trilladas consigue que pasemos un agradable rato en manos de un diábolico espíritu. La mayor pega es que no da miedo ni por asomo, que su apartado técnico peca de estar desfasado y de unos sustos demasiado previsibles que no ayudan en mejorar nada. No pasará a la historia por nada en especial, pero tampoco es una mala película.



TRÁILER DE THE WRATH:



FICHA TÉCNICA/ARTÍSTICA DE THE WRATH:


Título original: 여곡성 (The Wrath)

País: Corea del Sur

Año: 2018

Duración: 94 min.

Dirección: Yoo Young-Seon

Guionista: Park Jae-Bum

Música: -

Fotografía: Kwak Sang-Hoon

Reparto: Son Na-Eu, Seo Young-Hee, Park Min-Ji, Lee Tae-Ri

Productora: Smile Entertainment

Género: Terror

Nota: 5'5/10



NO DISPONIBLE EN PLATAFORMAS PARA SU VISIONADO.


NO DISPONIBLE EN BLU-RAY NI DVD EN ESPAÑA.



CARTEL OFICIAL



#Recomendaciones #Terror #CoreadelSur